December 22nd, 2012

En los últimos años hemos oído habla mucho sobre el turismo responsable, pero ¿somo conscientes de lo que se trata realmente?

Este tipo de turismo se ha impulsado dentro de los mercados del turismo para salvaguardar el ecosistema y medio ambiente de los paises de destino. Junto a este tipo de turismo existen otros tipos con objetivos similares como: turismo solidario, en el cual la finalidad es ayudar a pueblos con dificultades económicas, en su mayoría situadas en África; o el turismo sostenible, el cual se basa en los principios de sostenibilidad, impulsando así un turismo comprometido con el medio ambiente y la cultura de los países de acogida con la finalidad de crear empleos y mejorar la economía de los mismo.

Para hacer un viaje responsable hay que tener en cuenta algunos pasos a seguir con los que aportaremos un beneficio medioambiental, cultural y económico a nuestros destinos y sus habitantes.

Lo primero que debemos plantearnos es que debemos asumir esta filosofía desde el principio, por lo que una buena forma de empezar sería contratar aerolíneas pertenecientes a los lugares de origen.

A nivel cultural es muy importante mezclarse e intentar aprender todo sobre la cultura. Para ello, hay que abrir nuestras mentes e intentar conocer a gente autóctona para darles la oportunidad de que nos muestren la esencia de su tierra, y poder apreciar más allá de los guías turísticos. Para que esta relación con la comunidad se lleve a cabo sin ningún problema hay que dejar de lado los tópicos, no pensar que somos privilegiados o que merecemos privilegios, respetar su cultura e interesarnos por ella, y darnos cuetna de que todos somos iguales.

En este tipo de turismo se considera importante  hacer viajes en grupos reducidos y hacer compras en las pequeñas tiendas de la ciudad para dar un beneficio a aquellos pequeños comerciantes.

El uso  de las bicis y transporte público para desplazarnos por la ciudad es un punto que no debemos olvidar. De esta  manera ayudamos a la mejora del medio ambiente a nivel local y global. Recoger la basura y cuidar flora y fauna a nuestro alrededor ya no es un punto a destacar dentro del turismo responsable, sino en la moralidad.

Este tipo de viajes constituyen un compromiso con las diferentes culturas y una responsabilidad con el medio ambiente mientras que estos nos ofrecen todo lo que puede darnos, preciosos paisajes, buenas personas, diferentes culturas, arquitectura, gastronomía y flora y fauna…sólo hay que comprometerse y decidirnos por este tipo de turismo.

 

 

 

 

October 10th, 2012

 

A Coruña es una ciudad situada en Galicia. En la costa norta de la Península Ibérica, en las Rías altas encontramos esta hermosa ciudad en la que la modernidad y la tradición se funden para dar lugar a un maravilloso lugar de vacaciones. Su tradicón comercial se abrió gracias a su cercanía al mar que dió lugar a un activo movimiento migratorio desde principios del S.XIX.

Al encontrarse rodeada por el Océano Atlántico y una a tierra firme tan solo por un pequeño istmo su clima es suave durante todo el año, una media de 15°. El clima oceánico junto con la cercanía al mar favorecen a la existencia de una variada y rica flora y fauna. No es extraño divisar delfines disfrutando de las aguas de esta zona.

Playa de A CorunaDesde el Paseo marítimo se pueden divisar dos paisajes opuesto: la playa y la urbe. Sus playas más céntricas son las de Riazor y Orza. Aunque también hay otras un poco más alejadas, como la playa de Las Lapas, dónde se puede encontrar un poco más de tranquilidad. Coruña cuenta con un total de ocho playas. Recorriendo este Paseo al literal costero de la ciudad podemos  disfrutr de interesantes construcciones arquitectónicas de la urbe. La casa del hombre o Domus, puede ser visitado desde allí. Se trata de una construcción museística, con enfoque interactivo. Su estructura exterior recuerda al urbanismo barroco, el muro curvado simulando la vela de un navío en dirección opuesta a la entrada de los vientos es lo que más lo caracteriza. Por la noche el Paseo Marítimo cuenta con una importante iluminación, 142 focos de luz que aporta el Milleniun, un monumento de 46 metros de altura con forma de obelisco.

Otras insignias encontradas en el Paseo Marítmo es la Torre de Hércules, data del siglo I, y tiene gran valor patrimonial ya que es el único faro romano y en funcionamiento del mundo. Siguiendo esta caminata también podemos visitar el Acuario Finistere, máuy conocidos en A Coruña, donde se puede apreciar la fauna marina de la zona.

Torre de Hércules

Como toda ciudad con tradición, conserva su Ciudad Vieja donde se encuetran bellos monumentos y caserones dignos de una visita. La alta aristocracia y ricos tienen sus casas allí. La Colegiata de Santa María destaca en esta parte de la ciudad por su belleza arquitectónica, fue contruida en el siglo XIV con estilo románico tardío. La Iglesia de Santiago, construida sobre las ruinas del convento de San Francisco. Se conservan otras riquezas de la cultura como la Iglesia San Nicolás, que destaca por su ornamentación interior; los restos de una Muralla defensiva para evitar los ataques y que contaba con tres puertas de salida al mar; y cuenta también con diversos museos como el Museo Militar, el Museo dedicado a la escritora EMilia Pardo Bazán, el Archivo del Reino de Galicia o la Real Academia Gallega.

Tras visitar esta mgífica ciudad o disfrutar de un día de playa, esta zona nos ofrece cantidad de platos tradicionales que conforman su gastronomía. La empanada gallega, que en la Coruña se prepara con Lamprea, ricos pescados frecos del Oceáno o marisco fresco de las rías, y sabrosos embutidos y lacones son los más típicos manjares de la zona.

Y para finalizar el día, si aún nos quedan fuerzas, la ciudad nos ofrece actividad nocturna, a disfrutar en pub o bares a puerta cerrada o en terrazas, y muchas opciones de diversión para los jóvenes.