May 12th, 2012

Gran Canaria, el mejor clima del mundo

 

Gran Canaria, sinónimo de fiesta y carnaval, es una de las islas del Archipiélago Canario, situada en el Océano Atlántico. Junto con las islas de Lanzarote y Fuerteventura forman la provincia de Las Palmas, integrada además por los islotes de La Graciosa, Alegranza, Montaña Clara, Roque del Este y Roque del Oeste e Isla de Lobos.
La capital es Las Palmas de Gran Canaria con 381.123 habitantes, también capital de la provincia oriental (Las Palmas) y de la Comunidad Autónoma de las Islas Canarias, conjuntamente con Santa Cruz de Tenerife.
Las Palmas de Gran Canaria, es considerada la ciudad con el mejor clima del mundo según un estudio de la Universidad americana de Siracusa. Por su parte, la zona de Puerto Mogán, al sur de la isla, es el lugar de la Unión Europea con más días despejados durante el año. Con temperaturas del mar que oscilan entre los 18 a 22 grados.

El Risco Faneque, a pocos metros de la costa, con una altitud de 1096 metros sobre el nivel del mar es uno de los símbolos de la isla. En esta zona se ubican los barrancos de la Arguineguín, Aldea, Agaete, y Fataga, por mencionar algunos.
También cabe mencionar que la isla es Reserva de la Biosfera desde el año 2005. Gran Canaria cuenta con una enorme riqueza natural, en la que sobresalen sus playas reconocidas internacionalmente, que en su mayoría son de arena rubia, algunas de las cuales son únicas en el mundo. Casi 60 de los 236 kilómetros de longitud de costa de Gran Canaria están ocupados por playas de distinta naturaleza, que van desde la impresionante Maspalomas, con sus 250 hectáreas de dunas junto al mar, a la recóndita playa de Güigüi a la concurrida playa de Las Canteras.
Además, las playas grancanarias destacan por la claridad de sus aguas, su limpieza y las infraestructuras y equipamientos que garantizan un excelente y completo servicio a los bañistas. Algunas de ellas están localizadas en enclaves especialmente atractivos ya que se encuentran protegidas por su encanto natural y la virginidad de sus paisajes.

Junto a las playa el turista puede encontrar enclaves turísticos que ofertan desde las comodidades de un centro urbano con sus apartamentos y hoteles a la tranquilidad de un pequeño pueblo con sus casas de verano a pie de playa. El bañista puede disfrutar, además, de la posibilidad de practicar diferentes deportes al aire libre con las mejores condiciones naturales y de servicios.